PARA TRATAR LA PSORIASIS, MEJOR EL DERMATÓLOGO

El tratamiento de la psoriasis ha de ser personalizado, hay muchos tipos de psoriasis y muchos tipos de pacientes, aún hoy llegan a mi consulta pacientes que llevan más de un año con aplicación diaria de corticoides de alta potencia en la cara o con pomadas de calcipotriol sobre grandes placas con mucha queratosis (costra), lo que resulta en efectos adversos o ineficacia.
Aunque sea evidente el dermatólogo es el médico mejor preparado para el tratamiento de la psoriasis.

Tenemos la experiencia necesaria para adecuar los tratamientos a las necesidades de los pacientes, e identificar que pacientes necesitan otros escalones terapéuticos (tratamientos más potentes).

Los tratamientos tópicos a los pacientes no podemos generalizarlos, no se trata igual una placa de psoriasis erosionada y fina que una placa muy gruesa con escamas blanquecinas adheridas. Tenemos que modificar los tratamientos tópicos mediante los diferentes preparados comerciales y muchas veces tenemos que recurrir a la formulación magistral para “diseñar” el mejor tratamiento para nuestros pacientes.

Con la fototerapia, “el tratamiento con luz” pasa de manera similar, hay diferentes tratamientos UVB-BE, PUVA (psoralenos y UVA) o luz excimer. Estos varían su eficacia según los fototipos de piel, localización y grosor de las placas. Incluso se pueden asociar medicamentos como los derivados de la vitamina A (retinoides) para aumentar su potencia.

Los tratamientos sistémicos ya sean los clásicos o los nuevos fármacos biológicos exigen un profundo conocimiento tanto del paciente como de la enfermedad, ya que entran en juego las enfermedades previas y asociadas del paciente, los tratamientos realizados, la severidad del proceso.

Por eso desde nuestro equipo creemos en la evaluación integral del paciente con psoriasis para que el tratamiento pueda ayudar a mejorar su calidad de vida.


Comentarios

Entradas populares de este blog

NUEVOS FÁRMACOS PARA LA PSORIASIS: APREMILAST

EMBARAZO Y PSORIASIS, DUDAS Y RESPUESTAS

PSORIASIS Y PERIODONTITIS CRÓNICA UNA NUEVA COMORBILIDAD