PSORIASIS Y FUTURO

Con frecuencia veo en mi consulta pacientes que llevan más de veinte años con psoriasis; años en los que han tenido que pensar, para ocultar el aspecto de su piel, qué ropa ponerse o qué mano dar cuando saludan. Me cuentan que están cansados de aplicarse cremas y de soportar los efectos secundarios de los medicamentos que han utilizado para calmar su enfermedad.
Algunos lo llevan con resignación; otros, con auténtica frustración. Yo les digo, porque estoy convencida de ello, que cada vez estamos más cerca de encontrar el tratamiento definitivo para la psoriasis y que espero que los dos seamos testigos.
En estos últimos diez años se han realizado grandes avances en el conocimiento de la fisiopatología de la psoriasis, del porqué ocurre esta enfermedad. ¿Qué es lo que lleva a nuestras defensas a la estimulación del recambio celular y a la inflamación? ¿Por qué existe una aceleración y maduración alterada de las capas de la piel? ¿Qué moléculas y que genes están implicados en esta enfermedad? Las respuestas a estas preguntas están permitiendo el desarrollo de fármacos más efectivos.

Con motivo de estos avances, a los tratamientos tópicos, a los fármacos clásicos y a la fototerapia se han sumado los fármacos biológicos para el tratamiento de la psoriasis grave. Estos fármacos son moléculas de aplicación subcutánea o intravenosa que actúan modulando al sistema inmune. Su acción bloquea ciertos pasos de la cascada inflamatoria deteniendo la formación de la placa de la psoriasis. En España actualmente hay cuatro comercializados.

Entre las ventajas destacan que estos fármacos son muy eficaces, con efectos secundarios controlables y de aplicación muy cómoda. Las desventajas son las que se derivan de los pocos años de comercialización, ya que desconocemos si existen efectos secundarios a muy largo plazo. Por este motivo se restringe su utilización a pacientes con psoriasis que reúnan ciertos criterios de severidad. A lo que se añade que para la utilización de estos fármacos se siguen protocolos muy estrictos (descartar infecciones, analíticas y radiografías periódicas, controles dermatológicos frecuentes, notificación de efectos adversos…etc.).
Estos fármacos son muy eficaces pero no llegan a la curación total de la psoriasis y, además, hemos visto que acaban disminuyendo su eficacia con el tiempo. También es de tener en cuenta su elevado precio.
Se han abierto líneas de desarrollo de nuevos fármacos de los que se esperan resultados también prometedores. Unos se encuentran en ensayos clínicos avanzados (Fase III) con resultados prometedores; otros, se hallan en ensayos clínicos muy iniciales (Fase II). Sólo algunos llegarán a ser aprobados por la administración sanitaria para el tratamiento de la psoriasis, pero como veis ya se ve una luz al final del túnel.
Os dejo un ejemplo de las nuevas moléculas que se encuentran en estudio.


Comentarios

Entradas populares de este blog

NUEVOS FÁRMACOS PARA LA PSORIASIS: APREMILAST

EMBARAZO Y PSORIASIS, DUDAS Y RESPUESTAS